Ha muerto el ex-jesuíta Vicente Ferrer, considerado una de las personas más activas en la ayuda, solidaridad y cooperación con los desfavorecidos del tercer mundo. Desarrolló su actividad en la India, principalmente, donde llegó como misionero jesuíta. Facilitó consuelo y ayuda, desde comida, cobijo, ayuda, educación a trabajo. Su labor, a través de una fundación, llega a millones de personas. Un ejemplo de gererosidad y solidaridad.
Obtuvo todos los premios del mundo, incluído el Principe de Asturias. Justo ahora, se estaba tramitando la posible concesión del premio Nobel de la Paz.
Descanse en paz!
Más información:  www.fundacionvicenteferrer.org